sin.sombra.d.duda.f%232706FC.JPG

2002

CREADO ESPECIALMENTE para celebrar el  20º ANIVERSARIO de la  NAVE DE CAMBALEO de Aranjuez

Funciones especiales en Madrid Teatro El Canto de la Cabra

REALIZADO SIN COLABORACIÓIN INSTITUCIONAL

   FICHA         PRENSA         

SIN SOMBRA DE DUDA  2002

sin sombra de duda

Este solo (monólogo o lo que sea) lo presenté al púbico un buen día de septiembre en la Nave de Aranjuez. Por entonces duraba 25 minutos. Los culpables directos de esta segunda presentación, revisada y aumentada, son evidentemente los responsables de este teatro de El Canto de la Cabra. Y sobre todo ella, Elisa, una mujer tozuda donde las haya, que llevada por la envidia y los celos enfermizos (hacia La Nave, por supuesto), no ha cejado en su empeño, hasta que, en un momento de debildad, me ha arrancado el compromiso de estas funciones.

 

Yo lo que quería era quedarme en casa, viendo documentales de Canal + en el sofá rojo, como bien me aconseja JMA o, todo lo más, sentarme de vez en cuando en el patio de butacas, como suele llamarse.

 

Debo reconocer que cuando preparaba este monólogo (o solo, como queráis) en Compostela, me moría de ganas de que me vieran y fantaseaba con la idea de presentarme en solitario en alguna sala. Y no es menos cierto que en la presentación de septiembre disfruté de cierta vanidad al salir sola a escena, sin tener que preocuparme de los otros seis especímenes con los que últimamente comparto escenario en la compañía: alemanas, argentinos, gordos, flacos, propensos a la afonía, desatadas sexuales, adictas al jengibre, de la liga anti-tabaco, despeinadas, desplanchados y en general descolocados.

 

Ahora que voy a salir sola daría cualquier cosa por encontrármelos bailando una pachanguita, por escuchar la voz de tenor de Roberto, por echarme un bailecito con la alemana, porque la García se subiera a mis tacones, porque Geni dijera unas bonitas metáforas, y porque Juan y Moreno se pelearan a brazo partido.

 

Pero como Baltasar está a mi lado fumando, el profesor está sentado en el patio de butacas y he recibido una carta de JMA, decido salir a escena con la mayor determinación y dejar claras, de una vez por todas, mis dudas existenciales.

Ana Vallés

PROGRAMAS DE MANO

MATARILE TEATRO
MATARILE TEATRO

Creación Interpretación

Ana Vallés

 

ayudante de dirección e iluminación

Baltasar Patiño

 

Textos

cartas y algunas narraciones escritas

en la era de la bombona de butano

de Javier Martínez Alejandre

 

Músicas

Pascal Comelade

 “Al pianista de la Bodega Bohemia

“Love too Soon”

 “Lumpen-Harmony

Pascal Comelade-Richard Pinhas

 “Wings on Rock

 Triana

“Tu frialdad

 

Iluminacion + sonido

Baltasar Patiño

 

Diseño gráfico

Baltasar Patiño

 

Fotografía

Ester Asemil + Fernandez Suarez

“Y a tu afirmación de que me quieres yo te pregunto que cuánto, porque siempre me dices que me quieres y nunca, nunca me dices cuánto me quieres. Con esto quiero decirte que no vuelvas más, pero nunca más, a soltarme eso de que me quieres si no lo acompañas, además, de la cantidad exacta que pones en juego. Muchas otras veces te he tenido que corregir en estos y otros aspectos del amor, y tú nada, así, lela, sin comprender del todo qué quiero que sepas exactamente, sin hacerte a la idea de que ni a mí ni a otros debes hablar de ese modo. Es muy fácil coger el teléfono y dejar en el contestador mensajes así. Mensajes así -me recordó el doctor Kotov una y otra vez- jamás los reciba, y si se ve sorprendido por uno, salga de su casa a todo correr, cruce los campos y abrácese a la primera vaca que encuentre. Y tú lo sabías. Y lo has hecho porque la noche era terrible y yo no podía salir de mi casa, y cruzar los campos y echarme al cuello de una vaca roja. Una noche terrible en que enciendo el teléfono y escucho tu voz desconsiderada con eso de que me quieres. Si tú me quisieras esperarías al menos a que dejase de llover y yo pudiera echar a correr por esos campos de Dios y abrazarme a una vaca roja para no tener que sufrir una vez más este amor carente de medida. Yo soy un hombre científico. Sé lo que pesa. Sé lo que mide. Sé qué día voy a morirme y exactamente cuánto vas a sufrir tú cuando lo haga, así que no tengo por qué verme en esta situación penosa, la situación de quien cena un calabacín, un flan, enciende el teléfono y así, sin más, con la desconsideración de quien no me conociese, me dice te quiero, te llamo para decirte eso, que te quiero.”

JMA, Javier Martínez Alejandre

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Ester Asemil

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Fernando Suarez

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Ester Asemil

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Ester Asemil

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Ester Asemil

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Ester Asemil

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Ester Asemil

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Fernando Suarez

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Ester Asemil

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Fernando Suarez

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Ester Asemil

Sin sombra de duda Matarile Teatro foto: Ester Asemil

SIN SOMBRA DE DUDA  2002

REALIZADO SIN COLABORACIÓIN INSTITUCIONAL

PRODUCEN

MATARILE

TEATRO GALÁN